Jacobo un ejemplo de transformación.

Galatas 1:18-19. Después,  pasados 3 años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con el 15 días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles,  sino a Jacobo el hermano del Señor.
Jacobo era el hermano carnal de Jesús,  y como tal compartió la infancia con Jesús y el era el segundo hijo.
Por lo tanto Jacobo no creia que Jesús fuera el Mesias, por la familiaridad que tenía con Jesús, durante el ministerio de Jesús Jacobo con el resto de sus hermanos perseguian, criticaban y se avergonzaban de Jesús.
Jacobo creyó en Jesús, después de su resurrección (1Co 15:5-7), y llegó a ser líder de la iglesia de Jerusalén (Gal 1:18-19).
El libro de Santiago fue escrito por Jacobo y al final de su vida terminó dándola por su hermano,  porque entendió el propósito de su vida al entorno de su Mesías.
La enseñanza de este tema es que Dios llama a Santiago para poder ser guía de la iglesia,  y cuando se le presenta la vida de Jacobo se transforma de tal manera, que su vida fue usada para hacer crecer el Reino de los cielos.
De la misma manera que Dios lo hizo con Jacobo, hoy Dios lo hace contigo.....

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BANDERA DE MEXICO: UNA DECLARACION PROFETICA

GEDEON. UN JUEZ QUE DIOS USO ¡DE COBARDE A VALIENTE!

Las Características del Evangelista