Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Él fruto del Espíritu: generalidades y la primer parte: el amor.

Imagen
I La El Espíritu Santo no se manifiesta en nosotros por lo que hacemos, sino por lo que somos.El Espíritu de Dios se imprime en nuestra alma de una forma de tal manera que se exterioriza en nuestra vida.  En Galatas capítulo 5, nos habla de una contraposición de las obras de la carne y las del Espíritu, 2 corrientes totalmente diferentes. En el versículo 17 nos habla de que no podemos estar en las 2 corrientes, entonces el creyente debe decidir qué camino debe tomar. Si decides tomar el camino del Espíritu, será una constante de muerte a la carne para que el viejo hombre vaya muriendo y el Espíritu sea fortalecido cada día. Las obras son acciones superficiales que nosotros tenemos que hacer, para demostrar lo que somos, esto no se aplica en el fruto del Espíritu no se basa en obras sino del resultado (fruto) de la relación con el Espíritu de Dios, dónde por sí mismo brota el fruto de que Dios vive en nosotros. Los siguientes versículos nos hablan del fruto viene de la relación que tenemos …

¿Has sido llamado?

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.» Romanos 8:28 RVR1960 http://bible.com/149/rom.8.28.rvr1960
Este versículo tiene un contexto, de sufrimiento, vanidad, situaciones adversas, donde este es, esperanza para él cristiano, que sigue su voluntad,  Cuando pasan cosas terribles en nuestras vidas no sólo basta amar a Dios, sino que Dios siempre tiene un propósito al pasar por esas situaciones que tiene que ver con nuestra madurez cristiana y ser bendecidos, muchas veces cuando no entendemos este versículo, podemos amar a Dios pero este amor es frágil y puede romperse, por eso es necesario entender que conforme a sus propósitos son llamados. En otras palabras Dios permite que veamos qué el tiene control cuando nos llama, es decir, que si hay tribulación y sales vencedor es de Él y no de nosotros y que aún los planes malvados del diablo, Dios los usa para bien ( recuerda que el mal no lo genera Dios) En e…

Amas a Dios

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.
El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?» Romanos 8:28-30, 32 RVR1960 http://bible.com/149/rom.8.28-30,32.rvr1960
Este versículo es muy conocido en la Biblia, y que ha sido utilizado para afirmar la fe, para salir adelante y darnos ánimos en medio de las adversidades, y muchas veces lo tomamos como una bandera para seguir en el camino de Dios, esta es una promesa que Dios nos ha dado. Esta promesa es muy grande, puesto que aún en medio de la adversidad te acarrea madurez,…

Los primeros frutos

Imagen
U«Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. Y dijo Caín a su hermanAbel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató. Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu …