EL DESCUIDADO SE TROPIEZA (PARTE II)

Pro 6:6 ¡Vamos, joven perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en cómo trabaja, y aprende a ser sabio como ella!
Pro 6:7 La hormiga no tiene jefes, ni capataces ni gobernantes,
Pro 6:8 pero durante la cosecha recoge su comida y la guarda.
Pro 6:9 Jovencito perezoso, ¿cuánto más seguirás durmiendo? ¿cuándo vas a despertar?
Pro 6:10 Te duermes un poco, te tomas la siesta, tomas un descansito y te cruzas de brazos...
Pro 6:11 ¡así acabarás en la más terrible pobreza!
BLS
OTRA FORMA DE DESCUIDARNOS ES A TRAVES DE LA PEREZA. UN PEREZOSO ES ALGUIEN QUE DUERME TODO EL TIEMPO, NO EMPIEZA NADA DE LO QUE DEBE DE HACER, ES DECIR NO RECHAZA SU RESPONSABILIDAD, PERO POCO A POCO LA EVITA; HACE EXCUSAS PARA EVITAR SUS RESPONSABILIDADES, TRATAR DE RACIONALIZAR SU PEREZA Y COMO CONSECUENCIA EL PEREZOSO SE ENCUENTRA MUY DESCONTENTO, INTRANQUILO Y AGITADO.
Y LOS VERSICULOS PONEN DE EJEMPLO A LA HORMIGA, PORQUE ELLA GUARDA PARA TIEMPOS DE INVIERNO SIN NECESIDAD DE QUE HAYA ALGUIEN QUE LE DIGA LO QUE TIENE QUE HACER.
EL SABIO VE A LA HORMIGA Y AL PEREZOSO Y APRENDE DE LOS DOS.
AL FINAL VEREMOS COMO EL PEREZOSO CAE EN LA RUINA Y SE ENREDA EN LAS CUERDA DE SU PROPIO PECADO, COMO LO DIJIMOS EN LA PRIMERA PARTE (PRV 5:22)

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BANDERA DE MEXICO: UNA DECLARACION PROFETICA

GEDEON. UN JUEZ QUE DIOS USO ¡DE COBARDE A VALIENTE!

Las Características del Evangelista