No solo te doy, estoy contigo.

Al anochecer, descendieron sus discípulos al mar, y entrando en una barca, iban cruzando el mar hacia Capernaum. Estaba ya oscuro, y Jesús no había venido a ellos. Y se levantaba el mar con un gran viento que soplaba. Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo. Mas él les dijo: Yo soy; no temáis. Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca, la cual llegó en seguida a la tierra adonde iban.  El día siguiente, la gente que estaba al otro lado del mar vio que no había habido allí más que una sola barca, y que Jesús no había entrado en ella con sus discípulos, sino que éstos se habían ido solos. Pero otras barcas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber dado gracias el Señor. Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron en las barcas y fueron a Capernaum, buscando a Jesús.  Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

Este pasaje es posterior a la alimentación de los 5000, donde la enseñanza de  Jesús al proveer de pan el quería que no solo proveia, el alimento sino también alimentaba el alma.

Desgraciadamente la gente no lo vio así, a Jesús querían hacerlo rey porque vieron a Jesús como un sustentador porque les dio comida, pero no creían en el como un Salvador,  es por eso que Jesús les reitera que sólo lo buscan por que les dio de comer y sólo estaban interesados en lo que iban a recibir de el, no precisamente en el. Cuantas veces como cristianos hacemos exactamente lo mismo. A Dios le interesa tu vida aquí en la tierra quiere que vivas bien y feliz, pero le interesa más todavía tu vida eterna. A nosotros nos debe interesar lo mismo.

Regresando al pasaje  este suceso de la Barca en los otros evangelios le dan el énfasis al milagro de que Jesús calmo la tempestad y camino sobre el mar,  pero en Juan enfatiza de que Jesús no solo nos quiere dar pan, sino que se sube a la Barca contigo en medio de la tormenta, en medio de la tributación el esta con nosotros. Por eso en este pasaje Jesús sigue hablando del pan, para que los discípulos se dieran cuenta de que no solo les daba pan sino también los cuidó y estuvo con ellos en la tormenta.

El milagro de caminar sobre el agua, solamente fue para los discípulos la gente que quería hacerlo rey no se percató de este milagro, porque Jesús quería mostrarles a sus discípulos que el estaba con ellos.

Cuando Jesús ordenó a los discípulos que repartieran la comida que multiplicó,
Al final sobraron 12 cestas llenas, donde Jesús les demostró a sus discípulos que por haberse dado a su prójimo ellos recibían sustento de pan a manos llenas, esto significa que cuanto más te des por tu prójimo Dios te bendecira a manos llenas, eso sucedió antes de que se subieran a la Barca.

Cuando se subieron a la Barca ellos iban sin Jesús, y cuando inicio la tormenta, ellos necesitaban estar con Jesús, necesitaban paz,  tenían miedo de morir, en ese momento.ellos no necesitaban de pan sino de la presencia de Jesús, cuando más desfallecían fue precisamente cuando el apareció y calmo la tempestad, Jesús les ha mostrado a sus discípulos que el estaría con ellos cuando estaban solos.
Esto nos dice a nosotros, que Jesús estará con nosotros en medio de la tormenta, cuando mas desfallecemos el esta ahí,  nos dará fortaleza y pasaremos al otro lado sin necesidad de llamarle.
Sí somos hijos fieles el cumplirá con esto

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BANDERA DE MEXICO: UNA DECLARACION PROFETICA

GEDEON. UN JUEZ QUE DIOS USO ¡DE COBARDE A VALIENTE!

Las Características del Evangelista